EL FUTURO PREDICHO ESTA EN EL AÑO 2100

Arthur C. Clarke se resistio la tentación de presentar muchos desastres curiosos y sumamente probables porque conviene ser optimista ante el futuro. El optimismo puede contribuir a que las profecías se cumplan.

Naturalmente hay visiones del futuro que Clarke en su tiempo estuvo muy acertado, pero ahora hay que prepararse para lo que viene según sus visiones.